Inteligencia emocional

Cuidar nuestra inteligencia emocional en el día a día nos puede ayudar a llevar una vida más alegre, tranquila y manteniendo el control sobre nuestras emociones para poder disfrutar mejor todas nuestras experiencias. También podemos tener relaciones más sanas con las personas que nos rodean y con nosotros mismos.


Pero la inteligencia emocional no es un don con el que nacemos sino que tenemos que trabajar para desarrollarla todos los días y crecer poco a poco, por eso hoy te compartimos un método que puedes practicar cuando te enfrentes a emociones o circunstancias difíciles.


El método 1,2,3 fue desarrollado por la psicóloga Carla Marie Manly y requiere cierta constancia para encontrar los resultados, te lo platicamos:


  1. Introspección: Mira dentro de ti mismo para entender aquello que quieres y mereces. Para tomar decisiones emocionalmente inteligentes, es importante dedicar tiempo al autoconocimiento y reflexión para tener mayor claridad sobre nuestros objetivos en la vida.

  2. Pros y contras: Así como hay que mirar dentro de nosotros mismos, también hay que analizar lo que nos rodea y evaluar las ventajas y desventajas de cualquier decisión, cómo puede afectar nuestra vida o la de las demás personas y en general tener un panorama completo que nos ayude a ser objetivos.

  3. Decisiones conscientes y sanas: Después de estos dos pasos, será más fácil sentirte seguro de tu decisión, sabiendo que es consciente y responsable, además de que considera tus necesidades y sus consecuencias.

Es importante recordar que nuestra salud no está solo en el cuerpo sino en nuestro estilo de vida, decisiones y la forma en que nos relacionamos con nosotros mismos. Al cuidar nuestra inteligencia emocional podremos tener una vida más sana e integral.


Regina Goñi

Entradas destacadas
Entradas recientes